Jorge Hernández Fernández

Fundación Social Ayacucho, un ejemplo para el deporte

La finalidad de una fundación es llevar sonrisas y bienestar a través de la respuesta de un problema en específico, y son muchos los ejemplos de organizaciones, como la Fundación Luis Sojo, que benefician a un gran número de personas empleando bien sea el deporte o cualquier otra herramienta que les permita aportar un grano de arena en la vida de un individuo.

En el día de hoy presentamos a una institución que tiene presente al deporte como mecanismo de acción para cambiar vidas, esta es la Fundación Social Ayacucho.

Ellos nacen en Caracas, en la Parroquia 23 de Enero, en el año 1999, impulsados por la tragedia en Vargas, brindando apoyo logístico a través de grupos de rescates. Posteriormente, esto los llevó a desarrollar actividades comunitarias a través de las cuales los jóvenes podían practicar algún deporte conjuntamente con la enseñanza de valores como parte fundamental en el proceso de aprendizaje.

Jorge Hernández Fernández

Los logros obtenidos a lo largo del tiempo los inspiraron a expandir su ámbito de acción a cualquier zona donde s pueda contribuir con el progreso económico, social, cultural, deportivo, educativo y comunicacional que se requiera. Es así, cuando más de una década después de tanto trabajo se constituye formalmente el 06 de enero del año 2011 esta ONG.

Como objetivo General mencionan en su web lo siguiente:

El desarrollo sustentable de las comunidades, principalmente las más vulnerables, estableciendo una estructura social incluyente para transformar poblaciones vulnerables en comunidades que trabajan en proyectos locales de desarrollo integral”.

Y entre sus objetivos específicos, destacan:

  • «Promover actividades deportivas en las comunidades vulnerables como medio de integración, inclusión y superación social colectiva”.
  • Crear escuelas Socio-Deportivas y Educativas, con la finalidad de formar jóvenes en diferentes disciplinas y a su vez,  ellos puedan ser promotores de estas actividades, creando así plazas de trabajo».

Jorge Hernández Fernández

Son muchos los puntos que podemos tener en común las Fundaciones con carácter social, lo importante es que cada una trabaje en pro de un objetivo final: el aportar un grano de arena para el futuro de nuestros jóvenes.