Jorge Hernández Fernández: La RSE y el deporte

JHF.- Desde la Fundación Luis Sojo hemos apelado a la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) para contribuir de una manera que sea perdurable en el tiempo a darle solución a algunos de los problemas que puedan aquejar a la población. En nuestro caso, el deporte que hemos utilizado, mayormente, para ello ha sido el béisbol. Este deporte nos ha permitido llegar a una gran cantidad de jóvenes, además, aprovechando las contribuciones que pueden hacer hombres del béisbol venezolano, como el mismo Luis Sojo, nos permite ser una herramienta adecuada para la construcción de un futuro para nuestros jóvenes.

jorge-hernandez-fernandez

Sin embargo, este no es el único deporte que se puede emplear para hacer frente a los problemas de la sociedad. Alrededor del mundo, son muchos los ejemplos que podemos ver. Tal es el caso de la NBA, National Basketball Asociation, que cuenta con un proyecto social en donde destinan el 10% de las inversiones en patrocinio para prestar ayuda a la comunidad que lo necesite, a través de diferentes estrategias, esto le permite también dar a conocer este deporte de una forma mayor y ganar la simpatía de quienes se ven beneficiados, resultando así en una relación ganar – ganar.

Alberto Contador, ciclista español, también tiene una fundación, a través de la cual busca promocionar el ciclismo y sus beneficios, no solo como deporte, sino como medio de transporte. Para ello realiza donaciones de bicicletas en las localidades menos favorecidas.

En la mayoría de los casos, las personalidades, o entes reconocidos, emplean sus nombres o sus marcas para apoyar diferentes causas, ya que es mucho más sencillo para ellos conseguir apoyos puesto que llegan a un número mayor de personas.

jorge-hernandez-fernandez-1

Todas estas prácticas de responsabilidad social, son una forma de devolver el apoyo del cual han disfrutado y por el que se han visto beneficiados, y su importancia radica en que también pueden llegar a otros sectores donde, por lo general, los gobernantes no llegan.

Por Jorge Hernández Fernández